El mercado inmobiliario se recupera, algo que se hace notar aún más en los principales núcleos urbanos.

Sin embargo, a pesar del aparente crecimiento, los ciudadanos siguen teniendo dificultades a la hora de adquirir una vivienda.

Esta dificultad que se agranda aún más, en el caso de los jóvenes y aquellos compradores que buscan comprar su primera vivienda.

Uno de los principales frenos con el que se encuentran los compradores a la hora de hacerse con una vivienda, es el gasto asociado con la transacción, un gasto que suele oscilar entre el 10% y el 15% del precio total del inmueble.

Si a este gasto le añadimos que actualmente los bancos no suelen conceder préstamos superiores al 80% del valor la inmueble, el acceso a la vivienda parece complicarse aún más.

Los compradores deben tener ahorrado casi un 30% del valor de la vivienda que desean comprar, para poder hacer con ella.

Uno de los conceptos que más daño hace a nuestro bolsillo a la hora de comprar vivienda, es sin duda el tema de los impuestos. Un concepto que deberán asumir tanto los compradores que desean comprar una vivienda de obra nueva, como los que prefieren decantarse por una de segunda mano.

A pesar de que nadie se librará de llenar las arcas del estado, los impuestos al comprar vivienda serán diferentes dependiendo de la tipología de vivienda que vayamos a adquirir

Impuestos al comprar vivienda de obra nueva

El impuesto más importante en el caso de viviendas nuevas, será el IVA, un tributo que desde 2017 asciende al 10% del importe total de la vivienda.

En el caso de las viviendas públicas, el IVA puede verse reducido hasta el 4%, pero todo dependerá de la comunidad autónoma en la que nos encontremos y el tipo de vivienda social que se vaya a solicitar. Las viviendas de Protección Oficial de Régimen Especial y las viviendas de Protección Oficial de Promoción Pública en Madrid, tienen una reducción del IVA del 4%.

Otro de los impuestos al que los compradores de una vivienda tendrán que hacer frente, es el AJD o Actos Jurídicos Documentados. Se trata de un tributo que grava los documentos notariales, mercantiles y administrativos, y está compuesto por una parte fija y otra variable. En el caso de viviendas de obra nueva, el comprador deberá asumir tanto la parte fija del impuesto como la variable.

Impuestos al comprar vivienda de segunda mano

Las viviendas de segunda mano se rigen por el Impuesto sobre las Transmisiones Patrimoniales (ITP). La cuantía que se deberá abonar por este concepto también dependerá de la comunidad autónoma en la que se realice la transacción, pero normalmente suele rondar entre el 6% y el 10% del precio final del inmueble. En la comunidad de Madrid, este importe está fijado en el 6% sobre el valor escriturado.

Las comunidades autónomas suelen reducir este porcentaje en casos justificados con el objetivo de facilitar el acceso a la vivienda a los sectores de la población más vulnerables. Por ejemplo, en la comunidad de Madrid, las familias numerosas solo deben pagar un 4% por este concepto.

El comprador de vivienda de segunda mano tampoco se librará de los Actos Jurídicos Documentados, no obstante, sólo tendrá que hacer frente a la parte fija del mismo. La parte variable del AJD y el Impuesto sobre las Transmisiones Patrimoniales, son incompatibles entre sí.

 

Si deseas comprar una vivienda en Rivas o Arganda del Rey y te gustaría recibir información sobre los gastos que deberás asumir dependiendo del tipo de vivienda al que deseas acceder y tus circunstancias personales, puedes pasarte por alguna de nuestras inmobiliarias en Madrid.

Estaremos encantados de brindarte el asesoramiento necesario.

Aprovechamos para indicar la dirección de la nueva oficina inmobiliaria de Vilsa en Arganda del Rey, en Carretera de Loches 2, en horario comercial de 9:30 a 14:00 y 17:00 a 20:30 horas.