La compraventa de viviendas en España está empezando a repuntar, pero eso no quiere decir que el precio de venta de una vivienda sea fijo. Una vivienda puede perder valor por muchos motivos diferentes. En este artículo vamos a explicar los diferentes aspectos que hacen que una vivienda pierda valor.

Los años de antigüedad

España es un país que tiene un gran número de viviendas de más de 40 años. Esta situación ha generado que las viviendas de obra nueva ganen valor sobre las antiguas.

Los compradores tienen miedo al deterioro de los materiales o a meterse en una vivienda a la que haya que hacerle numerosas reformas. Por eso mismo, los compradores prefieren viviendas de nueva construcción. Esto trae consigo que los precios de las viviendas de segunda mano se abaraten.

Mantenimiento

Las viviendas se acaban quedando obsoletas según pasan los años. Por eso mismo, es importante realizar un mantenimiento periódico de la vivienda y realizar ciertas reformas.

La compra de una vivienda tiene que entrar por los ojos, por lo tanto, nuestro deber como propietarios de una vivienda que está en venta es intentar que se vea de la mejor manera posible a ojos de nuestro futuro comprador.

La orientación

La orientación de una vivienda determina la luminosidad interior, la temperatura y las vistas a las que uno puede acceder. Evidentemente si nuestra vivienda carece de estas tres cosas la vivienda perderá valor y el precio disminuirá.

Ubicación

La ubicación es uno de los aspectos de mayor importancia para el comprador de una vivienda. Las viviendas que están ubicadas en buenas zonas con servicios como colegios, supermercados, comercios y medios de transporte, pueden valer hasta un 50% más que aquellas ubicadas en espacios mal comunicados.

Precio

Cuando uno se plantea vender una vivienda hay que tasarla de manera adecuada, es decir al precio del mercado. Si el precio es el adecuado, el proceso de compraventa sería más rápido.

El tiempo

Si un inmueble está en venta permanentemente equivale a que dicho inmueble “está quemado”, esto se debe a que muchos vendedores se aferran a un precio emocional y no al precio de mercado.

Si una vivienda sale al mercado por encima de su valor el interés en este inmueble se pierde en los tres primeros meses y el problema es que después hay que venderlo por debajo del precio estimado.

Buena imagen del inmueble

La decoración es un factor importante a la hora de adquirir una vivienda de ahí que los expertos recomienden realizar un lavado de cara para ofrecer una buena imagen del inmueble.

Los expertos aconsejan poner una decoración más minimalista para que la vivienda parezca más amplia.

Seguridad

La falta de seguridad en el barrio donde se encuentra el inmueble es tan negativa como la falta de servicios. Si la seguridad de la zona no es buena el precio bajará notablemente.

Si necesitas vender una vivienda en Arganda y municipios próximos, Rivas o Málaga, puedes contar con la ayuda de Vilsa Grupo Inmobiliario. Todas nuestras oficinas cuentan con agentes inmobiliarios cualificados y especializados en cada una de las zonas en las que operamos. Si necesitas vender vivienda, pásate por nuestras oficinas y juntos diseñaremos el mejor plan de venta para tu vivienda.